Londres, la ciudad que siempre vale la pena

Ilco_Idiomas_Palace_of_Westminster,_London

Hablamos constantemente de aprender idiomas en el extranjero y, claro, la lengua más demandada siempre es el inglés. Sabemos que hay muchos destinos donde estudiarlo (os hemos hablado anteriormente de ello) pero, si hay una ciudad por excelencia en la que se hable inglés, esta es Londres. Por eso hoy, os proponemos una pequeña ruta de los “imperdibles” de la ciudad del Támesis, eso que, sí o sí, hay que visitar si pasamos unos días en la capital británica.

 

Partimos del Palacio de Buckingham…

 

Podemos empezar por la “casa del la Reina”, o sea, el Palacio de Buckingham, emblema de la realeza más realeza del mundo. Ahí, podemos asistir a las 11,30 horas (exacta puntualidad británica) al famoso cambio de guardia. Muy cerca de ahí está uno de los parques más conocidos del mundo: el Hyde Park, más de un kilómetro de naturaleza donde pasear o disfrutar del ocio.  Otro gran parque que vale la pena visitar es St Jame´s Park, a través del cual llegamos, además, a la Abadía de Westminster que también tendremos que visitar.

 

Qué hacemos cuando estamos en Westminster?

 

Y ahora nuestro recorrido nos lleva hasta los que, tal vez, sean los sitios más emblemáticos de Londres: el Big Ben y el palacio de Westminster. El reloj más conocido del mundo y el edificio que alberga el parlamento británico, serán un destino que, seguro, visitaremos e inmortalizaremos con nuestras cámaras fotográficas o nuestros móviles. Probablemente las imágenes las tomaremos desde otro de los puntos que no debemos perdernos: el puente de Westminster, el puente que cruza el Támesis y desde el que disfrutaremos de unas vistas espectaculares. Y hablando de puentes, no podemos olvidarnos del puente de la torre (al lado de la famosa Torre de Londres, histórica sede de las joyas de la corona y de ilustres presos que estuvieron en sus muros) y, mucho menos, podemos dejar de ver el puente más conocido: el London bridge, símbolo de la ciudad.

 

Y cerramos con una vista general de la ciudad de Londres

 

Podemos seguir por sus mercadillos, la catedral de St Paul y sus distintos palacios y parques, pero no podemos olvidar que Londres es una ciudad en constante movimiento, por eso, queremos cerrar nuestra visita con un símbolo moderno de la ciudad: El London Eye. Una noria inaugurada en marzo del 2000 y donde, desde lo alto de su 135 metros de altura, divisaremos la ciudad que siempre merece la pena visitar.

 

¿Os animáis?

Leave us a Comment